Discurso de Cierre
Octubre 20 20:24 2017

Buenas noches a todos los que nos hicieron el honor de acompañarnos a la XVII versión del Congreso Colombiano de Petróleo y Gas.

En nombre de la Asociación Colombiana de Ingenieros de Petróleos – Acipet, su Junta Directiva y todo su equipo de trabajo, quiero darles a ustedes mis más sinceros agradecimientos por habernos acompañado a lo largo de estos tres días de charlas académicas, técnicas y comerciales, y hacer de este evento, una realidad.

Hoy, 34 años después de haber realizado nuestro primer congreso, podemos decir con orgullo que hemos consolidado el principal espacio de carácter técnico y académico para discutir sobre la coyuntura de la industria, escuchar diversos puntos de vista y en general, para fomentar la integración gremial y afianzar la unión entre los diferentes actores, asociaciones y profesionales que hacen parte de la actividad.

Puedo decir que, sin lugar a dudas, fuimos partícipes de una serie de jornadas muy enriquecedoras, de las cuales concluiría que en nuestra industria todavía persiste el optimismo de que podemos salir adelante y materializar las oportunidades, siempre y cuando logremos permanecer unidos bajo un solo objetivo: desarrollar el potencial que tenemos como Nación de manera, por supuesto, responsable y sostenible con los grupos de interés, las comunidades en que operamos y el medio ambiente.

A lo largo de los últimos tres días, ratificamos la importancia que tiene el hecho de separar las discusiones políticas de las técnicas, ambientales y sociales de los proyectos petroleros. Nuestra industria es consciente de que debe trabajar constantemente para mantener canales eficientes de comunicación con las comunidades y así lo estamos haciendo.

Ahora bien, la coyuntura en la que hoy nos reunimos no es la misma de hace cuatro años, cuando en medio de precios internacionales del crudo por encima de los 100 dólares por barril, disfrutábamos de la tan mencionada bonanza. Un nuevo escenario mundial de precios, nos obligó a transformarnos y reinventarnos, labor que hemos venido adelantando con pujanza y coraje, sin rendirnos ante las adversidades y aprovechando cada oportunidad de mejora, como siempre lo hemos hecho.

Y es que precisamente, el progreso de nuestra industria petrolera con todos los logros obtenidos a lo largo de la historia, no es algo distinto que el resultado del esfuerzo de nuestro componente humano, en especial de los ingenieros de petróleos colombianos que llevan su profesión en la sangre y que, generación tras generación, van dejando un valioso legado de esfuerzo y persistencia.

Para nadie es un secreto que el sector de hidrocarburos, así como juega un papel fundamental por su aporte a la economía nacional, también tiene inmensas responsabilidades, no sólo con las comunidades de las zonas de influencia y grupos de interés, sino con el planeta. Es por eso que día tras día, como lo ratificamos en este congreso, todos nuestros esfuerzos van encaminados a desarrollar una actividad ética, transparente, limpia y con los más altos estándares técnicos, pero sobre todo, con el mayor respeto por el componente humano.

En dicho sentido, queremos reiterar la invitación a toda la industria para que en los próximos días estemos firmando el gran pacto por la transparencia en el sector de hidrocarburos, como un compromiso firme de las empresas, sus instituciones y sus profesionales, en esta época de cambio, para coadyuvar a construir la nueva Colombia.

Ahora bien, como quedó ratificado a lo largo de cinco paneles y cinco charlas magistrales, uno de nuestros principales desafíos consiste en mantener al país autosuficiente en materia de hidrocarburos. Para lograrlo, es necesario materializar todas las propuestas aquí planteadas, entre ellas, la necesidad de impulsar la utilización de métodos no tradicionales para elevar el factor de recobro de nuestros campos y mirar como una posibilidad muy prometedora la perforación offshore, así como en cuencas emergentes y frontera.

Los desarrollos en yacimientos no convencionales y en general en zonas no tradicionales, permitirán un impulso a la consecución de nuevas reservas, pero para hacer lo posible, se requiere con urgencia seguir avanzando en el diseño de políticas claras y consecuentes con la realidad del sector, que incentiven a las empresas nacionales y extranjeras a apostarle más al país. No nos cabe duda de que esto representará un beneficio no sólo individual, sino colectivo. La petrolera no es una industria aislada. Ésta mueve consigo cadenas de valor completas, cuyo aporte al bien económico de la Nación es más que conocido.

Recibimos complacientes la noticia de que el Gobierno está haciendo su mejor esfuerzo por sacar adelante la reglamentación de los Certificados de Reembolso Tributario – CERT. Sin, embargo urgimos avanzar en tal dirección y hacemos un llamado a pensar en la posibilidad de extender este incentivo como un proyecto de mediano y no de corto plazo. Sin duda, esto impulsaría a las empresas a realizar un programa más profundo de inversión en el desarrollo de sus campos, lo que a su vez redunda en una mayor posibilidad de extender nuestro horizonte de autosuficiencia.

Pero elevar la cantidad de reservas no es más que un reto inmediato, técnicamente hablando. No podemos olvidarnos del aspecto social. Después de tres años, en los que nuestro interés ha estado puesto sobre los precios internacionales del crudo, la demanda y la oferta, se suma un factor más: un escenario local de post-acuerdo, lo que supone grandes expectativas en cuanto a una implementación adecuada, que permita el aprovechamiento de esas zonas que en su momento eran intocables y que ahora se presentan como nuevas oportunidades de desarrollo.

Aplaudimos los esfuerzos gubernamentales realizados y ratificamos nuestro compromiso y disposición para contribuir con estos cambios. En ese sentido, me complace anunciarles a todos que hemos recibido la invitación oficial por parte de la Mesa de Diálogo entre el Gobierno Nacional y el Ejército de Liberación Nacional a participar en las audiencias preparatorias, en el marco de la primera etapa de la agenda de conversaciones para firmar un eventual acuerdo de paz con esa guerrilla. Queremos expresar públicamente que no solo aceptamos con gusto esa invitación, sino que desde ya comenzamos a trabajar para garantizar que compartiremos lo mejor de nuestro conocimiento, experiencias e ideas para la construcción de un mejor país y con la defensa de los intereses de la industria que amamos.

Agradezco, entonces, a los funcionarios de las principales instituciones, empresarios y panelistas de talla mundial, con quienes tuvimos la oportunidad de compartir experiencias, conocimiento, iniciativas y diferentes puntos de vista acerca del momento por el que pasa la industria petrolera colombiana. También a nuestros ingenieros de petróleo, con cuyo talento y calidad humana contamos para hacer de esta la industria que más le aporta al progreso económico de la Nación y por quienes nos seguiremos jugando la vida, en defensa de sus intereses sociales y laborales.

Muchas gracias.

write a comment

0 Comments

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Add a Comment

Your data will be safe! Your e-mail address will not be published. Other data you enter will not be shared with any third party.
All * fields are required.